En este artículo vamos a analizar las diferentes metodologías de trading, considerando el tiempo dedicado, el nivel de concentración, la escalabilidad y la curva de aprendizaje.

 

Partimos de la premisa base, un trader quiere conseguir el máximo beneficio en el menor tiempo posible.

 

Quizás vuestra primera experiencia haciendo trading fue depositar dinero en una cuenta de trading, e invertir directamente con apalancamiento máximo y sin una estrategia definida en un activo que estaba teniendo fuertes movimientos.

 

Después de esto, habrán podido pasar dos cosas: que el mercado fuera en contra y ver cómo enseguida se esfuma el dinero depositado en la cuenta, o bien que el mercado fuese a favor obteniendo una rentabilidad descomunal.

 

En el caso ganador, el trader sin estrategia definida y con alto apalancamiento, tarde o temprano, (normalmente entre las primeras 5-10 operaciones) tendrá una operativa en contra que le hará descapitalizar la cuenta.

 

Cuando llega ese momento, muchos generalizarán su mala experiencia a todo el sector del trading “el trading no funciona, es una estafa”. Otros, en cambio, admiten que el trading no es tan sencillo y se disponen a aprender y mejorar.

 

Para aquellos que continúan haciendo operativas de trading, muy pronto se darán cuenta que existe un factor aleatorio el cual es imposible de predecir. Frente a este factor, la mejor herramienta para combatirlo es la esperanza matemática. 

 

Aquellos que ya han aprendido la primera lección del mercado, se darán cuenta de que se necesitan estrategias para conseguir un trading rentable y sostenible, además de aprender de los errores y la experiencia, pero lo más importante para gestionar todo esto es tener una planificación.

 

Plan de trading y estrategia de trading

 

Existen dos terminologías que suelen confundirse y que cabe diferenciar.

 

El plan de trading hace referencia a la metodología que se va a aplicar para operar. Se tienen en cuenta factores como la definición de objetivos, tiempo de dedicación y aprendizaje. En resumen, todo aquello asociado a la persona, su organización y planificación para hacer trading.

 

Una estrategia de trading, en cambio, hace referencia a la planificación de la operativa. Se tiene en cuenta el tipo de trading a aplicar, tipo de activo, horarios de mercado, indicadores a utilizar, combinaciones de reglas de entrada y salida, validación de las estrategias y finalmente seguimiento de resultados. En este caso, se engloba todo lo relacionado con la metodología de trading aplicado y el impacto que está teniendo en nuestra cuenta de resultados.

 

¿Qué debemos tener en cuenta en un plan de trading?

 

El plan de trading es una reflexión que todo trader se debe plantear para organizar todo su tiempo y esfuerzo a dedicar para conseguir sus objetivos de trading.

 

Aquí os traemos algunos planteamientos que os pueden ayudar a definir mejor el plan de trading, siguiendo el orden:

 

  • Objetivos: Lo más importante. ¿Qué quieres conseguir del trading? Vivir de ello, conseguir unos beneficios mensuales que mejoren mi calidad de vida, disfrutarlo como hobbie, etc… Esta parte es el eje central del plan de trading.

 

  • Disponibilidad de tiempo: Lo siguiente que nos tenemos que plantear es el tiempo que tenemos. No es lo mismo un trader profesional que se dedique únicamente al trading, a alguien que trabaja por cuenta ajena y puede dedicarle dos horas al día. Analiza tu tiempo, cuádralo bien con tu vida, siendo honesto y consecuente con la decisión tomada.

 

  • Tipo de trading: manual, automático o semiautomático. Considerando el tiempo disponible para operar, aquí el trading manual intensivo es recomendable solamente para aquellas personas que tengan mucho tiempo. Para aquellos que no dispongan de tiempo, lo recomendable es hacer trading automático. El trading semiautomático sería un término medio

 

  • Tipo de operativa: El trading a largo plazo es apto prácticamente para cualquier disponibilidad horaria, mientras que el swing trading o intradía se deberá disponer de más tiempo. Infórmate sobre los diferentes tipos de trading y haz el matching entre lo que te gustaría y lo que puedes hacer. Si el tipo de trading es automático, no importará el tipo de trading. 

 

  • Aprendizaje: Existe infinidad de formación tanto gratuita como de pago en internet sobre trading. Lo importante en este punto es hacer una radiografía de nuestro conocimiento, focalizarnos en lo que carecemos y que realmente necesitemos, y a partir de ahí focalizarse en captar toda esa formación. Obviamente el aprendizaje debe estar considerado dentro de nuestro tiempo disponible. Un punto importante, no confundir conocimiento con experiencia. Se puede tener mucha experiencia, pero siempre se puede aprender cosas nuevas.

 

  • Metodología de trabajo: En este aspecto os queremos hacer reflexión sobre la planificación de tareas a realizar, considerando todo lo anterior. Tanto el tiempo a aprender, a analizar mercados, a operar y finalmente cómo voy a aprender de mis errores para mejorar. Un ejemplo de metodología de trabajo para alguien que trabaja por cuenta ajena sería: sábado, analizar mis resultados de la semana, ver dónde se ha fallado y qué se puede hacer para mejorar. Seguidamente analizar el mercado y planificar la estrategia para la semana. Sábado tarde y domingo descanso. Entre semana, análisis rápido a primera hora y operativa en los momentos del dÍa que se pueda, y por la noche seguimiento y formación/aprendizaje. 
  • Otros: finalmente en este apartado dejamos otros aspectos como el bróker, la ubicación de trabajo, el ordenador o el origen de las fuentes de información. 

En internet existe mucha información sobre cómo hacer un plan de trading. Sin embargo, escasea la información de cómo establecer un plan de trading para operar automáticamente. Esta será la temática de nuestro siguiente artículo.

¿Buscas una forma sencilla de iniciarte en el análisis cuantitativo?

Automatiza estrategias creados por ti mismo